Empresas

Al iniciar un proyecto de empresa comenzamos a enfocarnos en diferentes puntos importantes: El producto, las proyecciones, los clientes, las ventas, la publicidad y la imagen, el cómo se llamará y el cómo se diferenciará. Un elemento importante en este proceso es poder crear una identidad de la marca que se refleje en todas la instancias de comunicación de la empresa, dentro y fuera de ella.

Cuando no existen políticas claras en el manejo de la imagen el resultado en cada aplicación será subjetivo, y va a depender únicamente de la inspiración del diseñador o del gusto del propietario de la empresa, la homologación de la marca no se llevará a cabo y el resultado de esto será un bajo impacto, ya que cada que se desarrolle una aplicación publicitaria (web, catálogo, avisos, etc.) como elemento de comunicación, parecerá que se trabaja con una imagen diferente en cada caso.

Desde hace tiempo se viene presenciando como a través las redes sociales las empresas están en la continua búsqueda de llegar a sus clientes, ganar notoriedad y reputación en el medio, masificar los productos y/o servicios y posicionar su marca en la internet. Se utilizan las redes sociales como canal de atención al cliente. Si esta labor se realiza con profesionalismo e inmediatez, se puede generar una reputación positiva, pero si se hace de manera errada  generará un efecto notablemente negativo para la imagen de la organización. Las labores de comunicación por medio de las redes sociales deben ser planeadas acorde al plan estretégico de mercadeo de la empresa  y ser desarrolladas por personas con un perfil de comunicadores, que sepan como llegar al cliente y como comunicarse de manera asertiva con él, que conozcan el producto y/o servicio que se ofrece y que tengan habilidades en el contacto con las personas, estas no son labores de diseñadores, encargados del área de la informática, ni de secretarias o vendedores; obedecen de manera imprescindible al personal experto del área de comunicaciones y mercadeo de la empresa.

El verdadero potencial de un sitio web como producto de una empresa, surge al encontrar en él una herramienta comercial con valor relevante, debe ser concebido como una extensión de la empresa en la internet, una sucursal y un vendedor más.

Un sitio web es un potencial elemento de comunicación para las empresas. Para ello, es necesario, más allá de conceptualizarlo como un producto de diseño y desarrollo, hacer de éste una herramienta de comunicación constante con clientes y proveedores en su entorno, que debe ser constantemente actualizada y potencializada de tal manera que responda a los intereses y necesidades reales de su mercado objetivo.

Por ello, es importante tener en cuenta algunas características clave para poder construir un sitio web realmente útil:

fsf2 logo gnu logo linux2 logo debian2 logo mozilla foundation2 logo wikipedia logo joomla2 logo  python2 logo php2 logo

flickr2    twitter2